s¡¡Hola a todos!!

¿Cómo les va?

 

¡Que hermoso día que pasamos el sábado en la biblioteca! Desde todo punto de vista... Tanto por el lugar que, en ese día soleado estaba espléndido (no me avergüenza contarles que no conocía el Tigre L, ¡qué mal!... ¡cuánto me perdía!) como por las instalaciones en sí (una hermosa biblioteca). Los "dueños de casa" se brindaron por entero a nosotros, a los talleristas y a los profes que participaron.

Pusieron generosamente a nuestra disposición la cantidad y calidad de las PC (en la que se habían instalado los programas necesarios). Los detalles estuvieron cuidados y los recursos alistados para poder desarrollar el Taller Abierto, que para mi gusto estuvo impecable (tanto por nuestra profesora Liliana Saidon, una eminencia, como por los participantes, que se merecen un párrafo a parte), ¿no les parece?.

 

Ningún docente debiera perder estos talleres, porque enfocan el empleo de los programas desde diversos puntos de vista en los que confluimos con la claridad que tiene Liliana para transmitir sus conocimientos, ¡con un estilo pedagógico como para sacarse el sombrero!

Los desafíos asociados a los programas presentados, desconocidos hasta ese momento por los profes, los llevaron a involucrarse intensamente (de una forma increíble, para temas de tanto rigor matemático, ¿no?).

 

En la Carrera de la Tortuga y el Conejo fueron buscando “la estrategia” y se produjeron ricos intercambios entre los que ocupaban cada computadora. Daba gusto oírlos e ir notando cómo por distintos caminos, solos, llegaban a "darse cuenta". Descubrir cómo jugar y, más aún, qué se ponía en juego al jugar. Ver, repasar, reconsiderar, hacer de los números el objeto a estudiar y terminar clasificándolos, re-encontrando términos como factores, divisores, primos, compuestos...

 

Después vino el Bingo, con el uso del Pensador Geométrico.  Aunque sólo manejaba la compu Liliana, al anticipar cuál sería la próxima figura, revisarlas para justificar cada “¡anoto!”... se produjo una interacción  notable. Todos opinaban sobre la figura que el programa podría dibujar y que luego exponía, si era parecida o no a la que habían elegido para su cartón... TODOS QUERIÁN GANAR y, simultáneamente, dar buenas razones para justificar cada "poroto". Fuimos, con este juego, más allá de revisar la clasificación de figuras y sus propiedades...  actualizamos estos conocimientos mientras cobraban nuevo sentido...  al jugar.

 

Por último cuando trabajamos con algunas de las opciones del Math Blaster Mystery (programa que tiene varias), fuimos desde develar ecuaciones ocultas (álgebra asomándose desde la aritmética) a resolver "paso a paso" problemas. Aquí, nuevamente, las parejas trabajaron sobre las PC, con entusiasmo.

 

Esta es la síntesis a la que llego desde mi mirada. Ahora... los invito a ustedes, los que participaron, a comentar desde su punto de vista lo transcurrido en el taller para ganar perspectivas de lo que aprendimos, construimos, desarrollamos... ¿les parece?

 

Un beso

¡Graciela!

(Graciela Negro es tutora en el Curso de "Resolución de Problemas con Utilitarios Geométricos")